Sin condensación

Sin condensación

Los diseños tradicionales de climatización requieren conocer el punto de rocío del espacio acondicionado para evitar condensaciones sobre las superficies de los conductos metálicos y las rejillas.

Este fenómeno se conoce coloquialmente como “el lloro de los conductos y rejillas”.

La solución tradicional en estos casos pasa por añadir un aislamiento al conducto o utilizar conductos con doble pared aislados; ambos aumentan significativamente el coste del proyecto.

Con conductos textiles, la solución es muy fácil; utilizar textiles permeables. El textil permeable permite que el textil “respire”; esto crea una capa de aire alrededor que mantiene el conducto seco y ¡ sin necesidad de triplicar el coste !.

Los conductos textiles son perfectos en ambientes corrosivos, como son las piscinas, las cámaras salinas y talleres. 

Los conductos FabricAir están fabricados en poliéster al 100 %, lo que los convierte en la elección higiénica para su distribución de aire. El poliéster es una fibra de plástico que no absorbe el agua. Esto impide que las bacterias vivan «dentro» de la fibra, por lo que tan solo tendríamos que lavar cualquier suciedad que se acumulara en la superficie del conducto. 

Los conductos permeables FabricAir son ideales para suministrar aire de refrigeración sin corrientes y además evitan la condensación en la superficie del conducto.