Todo el conducto es un difusor de aire

The entire fabric air duct is an air diffuser

En un sistema de dispersión FabricAir, los conductos textiles distribuyen el aire a lo largo de todo el conducto en el ángulo deseado. La distribución completa y uniforme de aire es una característica estándar de los sistemas de dispersión FabricAir y no supone un aumento significativo del precio, como ocurre al utilizar los conductos metálicos convencionales. La distribución completa se presenta en dos variedades: Modelos de flujo lineal (LFM, por su sigla en inglés) y modelos de flujo de superficie (SFM, por su sigla en inglés). Estos dos métodos pueden especificarse de forma conjunta según sean las necesidades. Por ejemplo, una piscina podría necesitar un tejido permeable que evite la condensación: un SFM. Aunque también necesitaría un tipo de LFM, como SonicFlow™, para batir las superficies colindantes.

La distribución de aire completa es posible gracias a los tejidos permeables y a las perforaciones direccionales en la superficie de los conductos. Esto genera una distribución de aire uniforme, libre de condensación y corrientes en todo el recinto, sea cual sea la complejidad del sistema.

Los conductos metálicos necesitan rejillas y difusores, lo que da lugar a una instalación altamente complicada y un elevado consumo energético. Estos accesorios adicionales suelen provocar una distribución irregular del aire y añadir requisitos de espacio, costes y horas de mano de obra, entre otros, a un proyecto. Dicha distribución irregular del aire es la principal causa de un entorno trabajo incómodo y antihigiénico, ya que conducen a problemas de condensación y corrientes.

En FabricAir, diseñamos nuestros sistemas de difusión y distribución de aire teniendo en cuenta criterios de eficiencia y excelencia. Los conductos textiles son permeables, lo que permite que cada parte del conducto sea funcional y eficiente, y que exista una distribución uniforme del aire. Un control y precisión mayores proporcionan un clima más agradable en lo que se refiere a ventilación, calefacción y refrigeración.

La dispersión completa de aire permite la salida silenciosa y fluida del aire desde la superficie del conducto. Gracias a la combinación de modelos de flujo que se adaptan a los requisitos específicos de la zona, conseguimos ofrecer un confort ideal con un consumo energético menor. El uso de modelos de flujo a medida permite que el sistema se adapte prácticamente a cualquier requisito de diseño del usuario final, sin comprometer los resultados de difusión del aire. 

Al combinar modelos de flujo, obtenemos el flujo de aire ideal, independientemente de la complejidad del proyecto.

Los modelos de flujo direccional disponen de una fila (como mínimo) de distribución de aire a lo largo del conducto, colocada en la posición deseada, para suministrar aire exactamente al lugar en el que se necesite.

Los modelos de flujo superficial distribuyen aire a través de la superficie del conducto, bien por medio de materiales textiles permeables o microperforados.

FabricAir cuenta con una amplia variedad de modelos de flujo que pueden combinarse para generar la difusión de aire idónea y abordar así los desafíos de proyectos específicos.

Los sistemas FabricAir regularmente trabajan en niveles sonoros de presión sonora NC entre los 25 – 30 dB, pero incluso pueden diseñarse para reducirlos hasta 15 Db.

Los sistemas de distribución y difusión FabricAir ofrecen una emisión de gases de efecto invernadero menor que la de los conductos metálicos convencionales. Para fabricar y transportar los conductos FabricAir se requiere menos cantidad de energía. Además, gracias a que cuentan con un peso mucho menor, los conductos textiles ejercen una presión de carga considerablemente menor en las estructuras de construcción, por lo que es el sistema idóneo tanto para adaptar edificios antiguos como para instalarlos en edificios nuevos.